Los peligros de quemar las etapas antes de tiempo


La expresión se asocia con la madurez precoz o la adopción de responsabilidades ajenas a la edad.

¿Sabías que el término “quemar etapas” se asocia con la madurez precoz o la adopción de responsabilidades ajenas a la edad actual? Por ejemplo, se ha vuelto habitual en nuestra sociedad ver niñas y niños que actúan como personas mayores, usan ropa de gente adulta, tienen conversaciones sobre temas que no son propios de su edad, cantan y bailan música inapropiada para su edad. Ante este peligro, es importante que los padres estén debidamente informados sobre las consecuencias que acarrea quemar ciertas etapas antes de tiempo.


Las consecuencias de quemar etapas antes de tiempo
La forma en que transcurre la infancia influye, en gran medida, en las edades sucesivas y, por lo tanto, en la realización plena de la vida personal futura. Es decir, sus relaciones familiares, sociales y de pareja. Las personas que queman etapas antes de tiempo tienden a desarrollar personalidades inmaduras y a adquirir una sensación de insatisfacción que puede mantenerse a lo largo del tiempo.


Quemar etapas antes de tiempo también influye en el desarrollo madurativo de los niños. El desarrollo físico y cognitivo comprende una serie de etapas que deben ser cumplidas en función a los ritmos individuales del niño y su entorno. Durante este proceso, el niño adquiere y desarrolla muchas habilidades pertinentes a la edad que tiene. Que estas habilidades se desarrollen, de forma innata, según la edad cronológica de los infantes, nos permite pronosticar el inicio y desarrollo de las siguientes etapas. Por ejemplo, podemos predecir que el niño va a caminar de forma autónoma entre los 9 y 17 meses, porque es la edad estándar en la que el cuerpo de los niños está preparado para caminar. Forzarlo a este tipo de tarea antes de tiempo puede ser perjudicial para su salud.


En las cuestiones sociales sucede lo mismo. Hay un momento para permitirles dormir tarde, usar maquillaje o salir de casa solos. El papel de los padres es darles a sus hijos un voto de confianza y prepararlos para cada período, enseñándoles a disfrutar de la vida sin apuros y a quemar cada etapa cuando corresponda, no por caprichos ni experimentos. Hay que inculcarles valores sobre la importancia de aprovechar cada momento y disfrutar los años de la infancia y la adolescencia como unos de los más lindos que tendrán en la vida. ¿Para qué apresurarse si la adultez siempre llega?


Si quieres obtener más información sobre la educación de los pequeños de la casa, te recomendamos seguir y revisar con frecuencia nuestro blog y redes sociales. En Kinder My Garden nos preocupamos por el bienestar de los consentidos de la casa.
La niñez es cada vez más corta porque los pequeños quieren hacer cosas de grandes antes. Así, lo que puede comenzar como un simple juego, tal vez se convierta en una gran preocupación.


Instagram: kindermygarden

Add your thoughts

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *