Cómo crear hábitos y rutinas positivas para tus hijos

Hay ciertas actividades diarias básicas en la vida del bebé: la comida, el baño, la siesta y la higiene.


Establecer rutinas no parece importante para muchos padres, pero la verdad es que estas no solo ayudan al bebé a crear un patrón de normalidad, sino que además nos ayudan a organizarnos.  Los niños registran las diferentes actividades que hacen en el día y se sienten tranquilos y seguros cuando son constantes. De hecho, si algún día no hacen algo que están acostumbrados a hacer, lo notarán de inmediato, incluso si nosotros no nos damos cuenta. Por esta razón, es importante establecer una rutina con las actividades diarias de nuestros consentidos.


A continuación, te mostraremos las actividades rutinarias básicas que marcarán los tiempos y las actividades que realizarán los bebés:

1. La comida

Comer es una de las necesidades primarias del bebé y algo que repite todos los días varias veces. Es una buena actividad para que el niño adquiera cierta noción del tiempo. Pero no te preocupes si en algunas ocasiones se salta los horarios. En este aspecto, es importante tener flexibilidad. Según vaya creciendo, intentaremos darle sus comidas siempre a la misma hora.

2. El baño

La hora del baño, por lo general, es un momento de relajación para los niños. Es ideal antes de irse a dormir porque ayuda al niño a conciliar el sueño. Además, de esta manera lograrán identificar cuál es el momento de relajarse y sabrán que después del baño viene la hora de dormir. También puedes bañarlos al llegar de la calle, o previo a la siesta de la tarde; lo importante es que sea rutinario y que esté siempre asociado a otra actividad.

3. La siesta

Los bebés y los niños duermen más que los adultos porque necesitan más tiempo para que su cerebro esté en condiciones para asimilar la cantidad de conocimiento que adquieren a lo largo del día. Se dice que los niños que más duermen, después demuestran una actividad cerebral superior a los que duermen menos. Para marcar estas horas no hay ninguna norma general, pero debemos fijarnos en nuestro bebé o niño y adaptarnos también a sus gustos. Idealmente, debemos ubicar su siesta luego de la comida de la tarde.

4. La higiene

La infancia es el momento ideal para que los niños adquieran una serie de hábitos que le serán muy importantes para el resto de su vida. Un ejemplo simple es cuando los niños,  desde el momento en que le salen los dientes, toman la costumbre de lavarse los dientes todos los días a la misma hora. Esto se convierte en un hábito que no dejará de hacer nunca. Lo mismo nos pasa con todos los aspectos de higiene, como el baño e incluso la hidratación, todo depende de la necesidad del pequeñín.


Estas son actividades básicas que puedes incluir en la rutina de tu bebé, pero a medida que vaya creciendo podrás ir agregando más actividades. ¿Te gustaría conocer mucho más sobre cómo educar a tu pequeño? ¡Entonces síguenos en nuestras redes sociales! También te recomendamos inscribir a tu hijo o hija en Kinder My Garden, donde aprenderá el idioma inglés desde temprana edad y adquirirá rutinas positivas que lo acompañarán por el resto de su vida.
Las rutinas no sólo ayudan al bebé. También ayudan a que los padres sean más organizados.


Instagram: kindermygarden

Add your thoughts

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *